Lo mejor en laminas escolares
   

Iniciar sesión


Busqueda de articulo

Categorias



 
 
Cultura Virú - Cultura Cajamarca
 
 
Cargando imagen ... Por favor espere
Esto es una imagen cargado aleatoriamente
Imagen : 1
Imagen : 2
Imagen : 3
Imagen : 4
Imagen : 5
 

Descripción del tema :

UBICACIÓN GEOGRÁFICA

La Cultura Virú es una cultura costeña que se desarrolló entre 200 a.C. y 200 d.C. entre los valles de La Leche y Santa. Descubierta por el estudioso Rafael Larco Hoyle en la década del treinta, la cultura Virú o "Gallinazo" (llamada así por el Dr. Wendell Bennett) es ubicada como una sociedad con elementos urbanos previa a Moche y posterior a Salinar. Últimas investigaciones afirman que Gallinazo tendió a concentrarse en las parte medias del valle de Virú, desarrollando sistemas de regadío que le permitió fortalecerse y expandirse a través de algunos valles, combinando jerarquia e unificación, poder politico centralizado, alcanzando un posible nivel de desarrollo de jefatura o señorío. Otros prefieren reconocer que de su organización social se sabe muy poco, y que sólo se puede afirmar que hubo cohesión politica sólo dentro de los límites de un valle y. cierta organización social, pero, como se ve en las costumbres funerarias, no hubo grandes'. diferenciaciones. Bennett ha dividido a Gallinazo en tres fases, siendo las fases Temprana y Media en las que se ubicaron en las partes bajas de los valles; mientras la fase Gallinazo Tardío es en la que, bajo influencia Moche y Recuay, se asentaron en las partes más altas, lo cual implica nuevos conceptos de irrigación y de defensa con la utilización de fortificaciones.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA
La Cultura Cajamarca se asentó en el norte del Perú, en el actual departamento de Cajamarca, desde el 200 a.C. hasta 1.300 d.C. Se extendió desde el departamento de Amazonas, hasta las serranías de la Libertad y el norte de Ancash; su centro de mayor influencia y desarrollo fue el valle interandino de Cajamarca. Durante este período, se construyeron sitios sobre cerros y fortalezas, lo que sugiere fue una época de grandes conflictos, probablemente como consecuencia del aumento demográfico.
Fue Rafael Larca Hoyle (1948) quien identificó y definió la cultura Cajamarca en base al estilo de su cerámica. Por aquel entonces las exploraciones de Henry y Paule Reichlen; donde el investigador Henry Reichlen dividió a la cultura Cajamarca en cinco etapas, según la influencia que se dio desde Chavín hasta los Incas. La primera fase de Cajamarca se da durante el Intermedio Temprano, localizada en el cerro Chondorko, cerca de los Baños del Inca en Cajamarca. Se trataba de una especie de una agrupación de estados independientes, que mantenían relaciones económicas con culturas aledañas, como Lambayeque y Chimú. Las fases siguientes de la cultura Cajamarca tuvieron influencia de los Huari y de los Incas.

SEPULTURA VIRÚ

De la cerámica se desprende algo de su mundo religioso, pese a que es un terreno sin estudiar, pareciera haberse guardado fidelidad al felino de Chavín, pero también se descubre un cumplido culto a los muertos. Éstos yacen en el fondo de los pozos circulares, estando en los difuntos extendidos, sentados o flexionados. Sus ofrendas suelen ser escasas pues se limitan a conchas y caracoles.
Sus patrones funerarios comprenden el entierro en fosas, en posición extendida sobre esteras de cañas, junto a cerámicas como ofrendas. También se han encontrado pequeños montículos sepulcrales donde se han hallado entierros que fueron sucesivamente depositados a lo largo de los años.
Su textilería fue pobre por ceñirse el uso cotidiano; su metalurgia no pasó del oro, plata y cobre martillados. Respecto a la alímentación, debieron ser mariscadores comunes, pescadores regulares (conocieron el "caballito de totora"), y agricultores destacados gracias a sus obras hidráulicas, especialmente canales de regadío. Efectivamente, cultivaron la yuca y el camote, el zapote, el paliar y el frijol rojo, el maíz y el maní.

VENTANILLAS DE OTUZCO
A 7 km. al noroeste de la ciudad de Cajamarca (10 minutos en auto aproximadamente) la necrópolis de Otuzco debe el nombre popular de "ventanillas" a su particular aspecto, pues los nichos cuadrados o rectangulares, fueron tallados en una superficie rocosa de origen volcánico en hileras consecutivas; por la acción del saqueo, resulta dificil determinar su antigüedad exacta, pero algunas evidencias permiten asociarlos con la cultura Cajamarca que tuvo influencia en la región.
Aquí se encuentran centenares de nichos dispuestos unos sobre otros, excavados en las rocas con una profundidad aproximada de 8-10 metros, hacia la parte exterior presentan orificios rectangulares de unos SO cm. Las criptas cuentan con canaletas que las protegen en la temporada de lluvias.
Al no poder introducirse en estas cavidades el cuerpo entero de un difunto, se piensa que solo ponian los huesos de "antiguos difuntos" removidos de otras tumbas.

NECRÓPOLIS DE COMBAYO

Necrópolis parecida a la de las ventanillas de Otuzco, pero ésta se encuentra en un mejor estado de conservación, ya que es menos frecuentada debido a su mayor distancia ya la accidentada ruta de acceso hacia el lugar.
Es el testimonio lítico de mayor relevancia histórica de la cultura Cajamarca. Se trata de uno de los cementerios más antiguos en su género encontrados en el Perú, con una antigüedad de 3 SOO años y tallado en plena roca viva en forma de cavidades, conocidas como las "Ventanillas o Necrópolis de Combayo".
Posteriormente, otros grupos culturales se asentaron en la zona. Los incas aprovecharon los caminos desarrollados por sus antecesores los mejoraron y los insertaron a su red vial imperial. En esta ruta se encuentra una de las mejores muestras de la técnica de empedrado de caminos incas que aún se conservan en Cajamarca.

CERÁMICA CAJAMARCA
La cerámica Cajamarca está hecha en base a la arcilla blanca llamada "caolín", que sirve de fondo para las decoraciones. Para el pintado de las vasijas utilizaron pinceles finos con los que trazaron líneas y figuras geométricas, motivos zoomorfos estilizados. Los tonos decorativos van desde colores muy claros como el rojo y anaranjado hasta los muy oscuros como el marrón.
A partir de la decoración se ha podido determinar dos momentos en la evolución de la cerámica, el primero se presenta con líneas simples y escasas, posteriormente la ornamentación se recarga. Las formas cerámicas más comunes son: platos con soporte trípode, platos con o sin pedestal, cántaros globulares, etc.
Es típica la cerámica tipo "trípode". Cuando en Cajamarca aparecen las copas trípodes, es cuando se nota mayormente la influencia Huari. La forma trípode es ajena al área andina central y su presencia a partir de ese momento en otras partes del territorio es por difusión desde Cajamarca .

HUACA VIRÚ

Esta cultura presenta sus asentamientos más grandes en la margen norte del río Virú, donde encontraron por lo menos S edificios piramidales sobre unos 2 Km. de longitud. Utilizó primero el adobe esférico, dentiforme y semi-esférico, pero terminó usando los rectangulares o paralelepípedos logrados en gavera de caña. El castillo de Tomaval, en el valle de Virú, es una construcción impactante, la Huaca Licapa, en el valle de Chicama, luce zócalos relevantes y pintados de facturación única. Sobre el tipo de viviendas, tenían una plataforma y una pared, con dos postes en el frente para sostener un techo, organizadas bajo un patrón irregular alrededor de patios o plazas. Su trazo es ortogonal de diseño tipo panal con acceso de corredores.
Usaron de pilares para el sostenimiento de los techos planos y del pórtico trapezoidal, corte que imitaron las ventanas. Esta arquitectura ha dejado al descubierto, en una huaca del grupo gallinazo (hacienda El Carmelo, valle de Virú) un bello friso donde aparecen rombos, cruces y símbolos escalonados que, salvo prueba en contra, constituyen el más remoto antecedente del estucado Chimú. El friso en cuestión fu~ descubierto por Bennett.

CERÁMICA VIRÚ

La cerámica Virú ofrece campo para mucho estudio. Su cerámica es fundamentalmente escultórica, y tiene diversos tipos alfareros y tipos de decorados, siendo una de las que alcanzó mayores logros estéticos hasta su tiempo.
Está hecha a mano o con molde, su cocción se hizo al horno abierto.
La cerámica Virú o Gallinazo es por general de color rojo y fue decorada con incisiones y pintura blanca, pero la principal técnica decorativa fue el negativo o aplicación resistente de pigmento negro orgánico.
La técnica del negativo consiste en pintar las áreas que rodean las líneas que delimitan los motivos decorativos, más no los motivos mismos, que de este modo aparecen resaltados en negativo. El color que contrasta es el negro sobre el fondo naranja.
Es frecuente el cántaro de doble cuerpo. Sorprende encontrar juntos, una vez más, a los golletes puente y estribo. Hay reproducción de cabezas humanas y de personajes de cuerpo entero, sobresaliendo los músicos. Entre animales destacan los monos, los loros y cuadrúpedos felinoides.
Cuando en la vasija se representa una cara, ésta presenta los caracteristicos ojos en forma de "grano de café".


 
   
  Inicio - Quienes somos - Condiciones de uso - Contáctanos  

Copyright © 2009 perupediaescolar.com Todos los derechos reservados .